¿Qué es la litiasis renal?

La litiasis renal es también conocida como urolitiasis o nefrolitiasis. Se trata de una afección crónica, lo que quiere decir que es de larga duración o con una progresión lenta, que principalmente es causada por los cálculos renales o también, piedras que se sitúan al interior de los riñones y/o en las vías urinarias como la uretra y la vejiga.

En casos que no presentan una posible gravedad, peligro o trascendencia, es posible que los cálculos se deshagan y sean evacuados de forma natural por el organismo.

Los cálculos que proceden a la formación de una litiasis renal, pueden desarrollarse en diferentes niveles de las vías urinarias, aunque se forman principalmente en áreas como la pelvis renal, cálices y desde estos lugares se extienden hasta el uréter y posteriormente la vejiga urinaria. Desde allí, es donde proceden a ser expulsados en la orina.

En casos más complicados, la litiasis renal alcanza tamaños importantes que ocupan el área de la pelvis por completo, lo que desencadena daños serios en los riñones. A esto se le llama cálculos coraliformes.

Síntomas

Es posible no llegar a detectar la presencia de cálculos, pero en otros casos estos resultan sumamente dolorosos y son indicios para desatar complicaciones más graves con la aparición de sangre en la orina, infecciones del riñón, ineficiencia en las función del riñón, entre otras.

Los síntomas de la litiasis renal, son:

-Dolor en la espalda baja

-Náuseas

-Vómito

-Sudoración excesiva o sin causa aparente

-Hinchazón abdominal

-Presencia de sangre al orinar

-Necesidad de orinar continuamente

-Pérdidas involuntarias de la orina

-El flujo de la orina es entrecortado y/o débil

-Existe un tiempo de espera para orinar

-La persona debe ejercer fuerza para expulsar la orina

-No es posible posponer la micción

-Estasis o detención de la orina

Una vez se identifiquen los síntomas, se debe acudir al médico de forma inmediata.

Causas

Algunas de las causas que pueden desencadenar la litiasis renal, son:

-Personas con antecedentes de litiasis renal o cálculos en los riñones

-Se presenta en caso que hayan enfermedades sistémicas o metabólicas

-Obstrucción de las vías urinarias (causada por componentes insolubles en la orina, como sustancias litógenas como oxalatos, calcio, fosfato, cistina y ácido úrico)

-Infecciones urinarias presentes y que están compuestos por oxalato cálcico.

Diagnóstico

Para prevenir la evolución de la enfermedad y otras posibles afecciones graves, es de suma importancia que se consulte con el médico, ya que es imprescindible conocer la situación del cálculo, la composición que tiene y descartar otras enfermedades, para iniciar un tratamiento.

Para dar un diagnóstico, el médico realiza los exámenes mediante el uso de ecografías, urografías de contraste y radiografías simples.

¿A quiénes afecta?

Según estudios científicos, la litiasis renal afecta a más de un 10% de la población, focalizándose en edades adultas y mayormente en el género masculino. Cabe resaltar que predomina en personas cuyo hábito es el sedentarismo o en otros casos, personas que están expuestas de manera constante a la exposición de calor.

¿Por qué se producen los cálculos renales?

Como sabemos, los cálculos renales son la formación de piedras o cristales de distintos materiales conducidos por la orina, cuya composición se queda atascada en las vías del tracto uterino o en el riñón. Los tamaños de esta masa son variables y de ello dependerá su tratamiento y el diagnóstico.

Sabiendo esto, entonces, ¿por qué se producen los cálculos renales?

Muchas de las causas por las que se producen los cálculos renales son desconocidas aún para algunos de los casos existentes. Mientras que, se ha podido detectar algunos de los factores que colaboran con su aparición.

Los cálculos renales que son de tamaños diminutos, nunca presentan síntomas, por lo que no son tratados ni se sabe su procedencia. Aunque estos materiales son expulsados de forma natural por el organismo. Son los cálculos renales que vienen acompañados de molestias los que se estudian y se tratan.

Esto no quiere decir que los cálculos de tamaños reducidos no sean detectados, pues su presencia se hace notoria cuando el paciente se realiza exámenes, por ejemplo una radiografía, buscando y evaluando otro tipo de molestias, por lo que mediante este procedimiento, el cálculo es descubierto.

¿Cuáles son las causas?

Según estudios científicos, se sabe de enfermedades que desencadenan los cálculos renales, como:

-El hiperparatiroidismo

-La cistinuria (Excreción de forma excesiva de aminoácido que no es hidrosoluble. Trastorno hereditario).

-Antecedentes familiares de litiasis renal

-Enfermedades óseas

-Enfermedad gotosa

-Infecciones urinarias

-Antecedentes propias de litiasis

-La experimentación de cólicos nefríticos

-La hiperoxaluria (Abundante producción de ácido oxálico).

-La hipercalciuria absortiva (Extracción de calcio de los alimentos que es conducido directamente hacia la orina).  

La hiperuricosuria (ácido úrico como trastorno procedente del metabolismo).

-El cáncer

-Acidosis tubular renal

-La neoplasia

-Idiopática (Enfermedad de causa desconocida)

-Litiasis úrica padecida o heredada

En otros casos particulares las causas radican en:

-El abuso de laxantes

-Antecedentes de infecciones en el tracto urinario

-Desequilibrio en la producción de orina

-El embarazo

-La falta de líquidos en la dieta

-La producción de orina es de menos de 1 litro diario

-La obesidad

-Deshidratación del cuerpo

-Exceso de trabajo físico

-Personas expuestas a altas temperaturas

-El sedentarismo por largos períodos de tiempo

-Dieta rica en sodio y proteína pero muy baja en fibra

-Pertenecer al género masculino y estar entre los 20 y 70 años de edad

-El organismo absorbe en exceso la vitamina D

-Personas sometidas a cirugías por complicaciones en los intestinos

-Pacientes que han pasado por una ostomía

-El exceso de sudoración y transpiración

-Permanecer en constantes grados de estrés y temor

Algunos medicamentos también producen cálculos renales, pues contribuyen a la retención y producción de sustancias y compuestos como el calcio, que son inmovilizados cuando se hace la expulsión de la orina. Estos son algunos de los fármacos que facilitan la aparición, como:

-Medicamentos diuréticos

-Los antiácidos, cuya composición es a base de calcio

-Medicamentos que contribuyen a la concentración de grasa en las vías sanguíneas

-Alcalinos que contribuyen a la formación de fosfato y carbonatos

-Medicamentos que están derivados de las sulfamidas

-Fármacos que están conducidos a atacar la hiperglucemia

Tratamientos para cálculos renales

El tratamiento que debe ser guiado por el especialista al que se debe recurrir una vez inicien los síntomas de los cálculos renales.  

Gracias al avance de la tecnología se han podido implementar nuevas formas de tratamiento para este tipo de padecimientos, así como también se han visto mucho más eficientes, pues también han contribuido a la investigación de estas enfermedades.

Es importante saber que no todos los casos requieren un tratamiento estricto, pues cuando no alcanzan tamaños elevados, es posible que el mismo organismo sea quien lo expulse mediante la micción. Además no todos presentan síntomas, por lo que no son detectados fácilmente.

Algunos de los factores de los que depende el tratamiento que te puedan sugerir radican en:

-La localización específica del cálculo en el organismo

-El tamaño del lito (piedra, cristal o cálculo) y se revisa si requieren o no una cirugía

-La cantidad de obstrucción del flujo urinario

-La verificación de la existencia de una posible infección

-Síntomas detectados

-Intolerancia a medicamentos o alimentos

-Se presenta una anormalidad renal

-Estudios metabólicos

-Exceso de la ingesta de alimentos con altos contenidos de calcio, así como la cantidad de presencia de este elemento y ácido úrico en los cálculos.

Entre otros.

Independientemente del grado y las complicaciones que se presenten, es posible iniciar un tratamiento desde casa, en el que se adicione el consumo de líquidos claros y agua, así como también la ingesta de frutas y verduras. Los nutrientes de estos alimentos fortalecen el sistema inmune, ayuda al riñón en su funcionamiento, contribuyen a la desintegración de las sustancias componentes de los cálculos renales, ayuda al proceso de micción para la eliminación de las piedras, alivia el dolor y otros factores determinantes en la disolución completa de los cálculos renales.

Métodos de tratamiento

-Litotomía: Consiste en una apertura para extraer directamente el cálculo cuando ha descendido por el uréter o en un tiempo entre las 12 y 24 horas. Si no se extrae, la obstrucción perjudica seriamente al riñón.

-Cistoscopia: Es un método de exploración que se ejecuta cuando el cálculo está estancado cerca a la salida de la vejiga o en áreas como la uretra o en la vejiga directamente. Se introduce una pinza que extrae la piedra.

-Cirugía: Se usa el método de cirugía abdominal abierta para extraer los litos cuando toman grandes tamaños. El urólogo sugiere la práctica, cuando la litiasis se aloja en el riñón y provoca la obstrucción del mismo. Esto, con el fin de liberar al riñón de esta molestia y no dañar otros órganos.

Aunque, este procedimiento está siendo sustituido por la inserción de un ureteroscopio que entra a través de la vejiga y extrae el cristal.

-Litotricia: A través de ondas de choque, el cálculo se rompe en pequeñas partes que saldrán naturalmente. Para este método no es necesario una cirugía ni una incisión.

-Ureteroscopia: Con el uso de un dispositivo llamado endoscopio que será introducido en la uretra hasta llegar al uréter, se remueve el cálculo facilitando su eliminación por el tracto urinario.

-Nefrolitotomía percutánea: Utilizando el endoscopio en el riñón de forma directa por medio de la piel de la parte baja de la espalda, se removerá el cálculo. Este proceso se usa cuando los cálculos son de tamaños elevados.

-Tubos: En ocasiones cuando las piedras no alcanzan tamaños considerables, se colocan pequeños tubos en el uréter para facilitar el tránsito de la orina y así, el paso de los trozos del cálculo.

-Medicamentos: Los medicamentos que son suministrados, se diagnostican cuando las masas obstructivas no son muy fuertes, pues estas sustancias actúan disolviendo el cálculo.

Tratamiento de la litiasis renal

Antes de proceder a iniciar cualquier tratamiento, consulta con tu especialista a quien debes informar todos los síntomas que presentas para que así, mediante su diagnóstico y valoración, sea él quien te sugiera y te guíe en el tratamiento adecuado para el grado de la litiasis renal que padeces.

Algunos de los factores que serán determinante para el tratamiento particular, se verán en medidas que determinará el médico, tales como:

-El grado que presenta la obstrucción, esta puede ser completa o parcial.

-La obstrucción es aguda o crónica, lo que define su duración en el proceso

-La complicación es un cólico renal de forma simple o séptico

Para tener en cuenta…

Recordemos que el fin del tratamiento es deshacerse del cálculo generado y los efectos que éste trae en el riñón y los tractos urinarios, además de reducir y aliviar los dolores que genera como su respectiva expulsión. NO todos los cálculos se tratan mediante cirugías o medicación. Algunas piedras en el riñón no superan los 3 milímetros de magnitud, estos se eliminan de forma natural en la micción, mediante la ingesta de líquidos, frutas y verduras.

Sabiendo esto, ahora sí, conoceremos los métodos de tratamiento para la litiasis renal

  • Analgésicos:

    Contribuyen a aliviar y calmar el dolor de los síntomas.

    • Analgésicos mayores:

      Son narcóticos o morfínicos entre los que están: la morfina, la metadona, la meperidina, la buprenorfina y la pentazocina.

Estos fármacos pueden generar una dependencia y algunas alteraciones del sistema nervioso, si su empleo es de grandes dosis. Generaría vértigo, mareo, estreñimiento, desorientación y somnolencia.

Como efectos secundarios podría ejercer un efecto espasmogénico en la vía urinaria.

  • Antiinflamatorios

Se usan los fármacos que no contienen esteroides. Como inhibidores de prostaglandinas en: indometacina, diclofenaco, sódico o indoprofeno.

Estos funcionan aumentando el flujo renal y la presión debido a la filtración de los cálculos.

Actúan también sobre los cólicos renales, entre ellos el cólico nefrítico, disminuye el espasmo.

  • Medidas complementarias

    • Hiperdiuresis:

      Mediante un proceso en cuanto a la  hidratación, favorece la producción y el progreso de la orina. Se usa cuando no es posible aplicar otra forma para una diuresis adecuada y acertada. Se debe mantener un balance y un correcto uso seguido de las instrucciones del médico para su consumo.

  • Medidas generales

-Se debe permanecer en cama cuando las fases por las que pasen los cálculos sean sumamente dolorosas.

-Es recomendable el baño con agua entre los 38 y 40 grados, dada su eficiencia sedante.

-Si al cólico se adicionan otros síntomas como las náuseas, el vómito o el estreñimiento se debe ingerir una buena dosis de hidratación, para proceder a una buena cantidad de diuresis.

  • Tratamiento para el cólico renal séptico

Para iniciar un procedimiento hacia el cólico renal séptico se debe acudir a un especialista, ya que contrae varios riesgos y en esta medida, se debe tomar precaución y seguir las instrucciones del médico.

Se trata de un tratamiento antimicrobiano mediante el uso de antibióticos que contengan:

-Mecanismos de acción bactericida

-Mecanismo de difusión renal

-Debe ser pobre en toxicidad

-Contiene un bajo índice en cuanto a la producción de mutaciones con resistencia

Tipos de cálculos renales

Como se ha mencionado, los cálculos renales son producto de la acumulación de sustancias que se solidifican en el tracto urinario. Esto sucede porque los componentes de esos elementos son insolubles a causa de varios factores que veremos más adelante.

Cuando un cálculo renal es de tamaño reducido, la probabilidad de eliminarse a través de la micción del organismo es muy alta, pero también es probable que su tamaño aumente si no es detectado a tiempo, pues los cálculos pequeños generalmente son asintomáticos, lo que quiere decir, que carecen de síntomas y señales que anuncien su presencia. Mientras que, los cálculos renales grandes pueden provocar dolores realmente insoportables en la persona, debido a las heridas que producen cuando lastiman las paredes del riñón.

No todas las piedras en el riñón contienen las mismas combinación de sustancias, pues son distintas las situaciones y los agentes que los originan. Es por esto que a continuación te presentamos los tipos de cálculos renales existentes:

  1. Oxalato cálcico (Presentes en el 60% de los casos)

Los cálculos renales originados por la concentración de calcio son los más frecuentes en las complicaciones renales. Esta, es una sal corporal que es segregada de manera natural compuesta por calcio y el ácido orgánico, que se elimina a través de la micción.

Si esta combinación se encuentra con pocas cantidades de líquidos en su proceso de expulsión o un consumo excesivo de alimentos que contengan gran cantidad de calcio, se solidifica y forma el cristal que se convertirá en un cálculo renal.

  1. Fosfato cálcico (13% de padecimiento)

Es otra sal, pero esta está compuesta por el calcio, y el ácido que contiene fósforo. Secundario a los cálculos que más se presentan. El fosfato es un factor constituyente de la orina y en general del organismo. Procede a la formación de las piedras en el riñón debido a la deshidratación del cuerpo y la carencia de vitaminas.

  1. Ácido úrico (Se muestra en un 10% de los casos)

El ácido úrico es una composición de nitrógeno que se sitúa en la orina. Este ácido sólo se ha hecho presente cerca de un 10% de los casos de cálculos. Es un producto que debe ser desechado pues es producto del proceso de metabolismo de algunos alimentos como las vísceras de animales, alcohol, carnes rojas, entre otros que deben ser eliminados a través de la micción.

Si la orina se convierte en un compuesto ácido dentro del organismo, es posible que se forme la arenilla o en otras palabras, el cálculo de ácido úrico.

Este tipo de cálculo no es visible con el uso de las radiografías, ya que no se deja ver mediante los rayos X, a estos casos se les denomina radiopacos. Mientras que, la observación para los cálculos de este tipo debe hacerse mediante una ecografía.

  1. Estruvita (5% de los casos)

Este cálculo consta de un compuesto entre el amonio, magnesio y otro ácido que contenga fósforo. Este tipo de piedra sólo se origina cuando la orina presenta indicios de infección. Es el cálculo más peligroso, ya que entre las consecuencias encontramos la destrucción completa del riñón en el que se localiza y al ser asintomático, la persona que lo padece puede no llegar a percibir la existencia de esta afección.

  1. Cistina

Los cristales originados en este tipo de cálculos renales, aparecen por la rotura de proteínas. Mayormente se presenta en la infancia cuando se padecen enfermedades relacionadas con el metabolismo de la cistina. El volumen y la medida de estas piedras puede variar, llegando a ser de más de un diámetro o tan pequeño que no sea detectado a la vista común.

Remedios caseros para aliviar y eliminar los cálculos renales

Los cálculos renales están compuestos por sales minerales y ácidos que se detienen en el tracto urinario, cuando por, distintos factores en la solidificación, no pueden continuar su camino para ser evacuados mediante la micción. Una vez retenidos, se concentran y forman cristales o piedras en el riñón que originan intensos dolores cuando alcanzan tamaños importantes, además de la obstaculización en el flujo de la orina.

Es posible deshacer estas masas concentradas, mediante el incremento en el consumo de líquido, frutas y verduras. Así como también, algunos remedios caseros que contribuyen a la desintegración de la piedra y los factores causantes de dolor y otros síntomas.

Remedios caseros

  • Pepino

Para descomponer el ácido úrico, uno los componentes principales de las masas atoradas, tomaremos un pepino con el que haremos un juego que ocupe media taza y lo uniremos con jugo de zanahoria en la misma cantidad. Esta combinación ayudará al fortalecimiento del riñón, para que así, él pueda cumplir toda su función.

  • Jugo de limón

El zumo de limón es eficaz para una gran cantidad de padecimientos existentes, entre los que encontramos los cálculos renales, atacando principalmente al fuerte dolor. Pues bien, una vez inicien los síntomas, tomaremos 2 onzas de aceite de oliva (preferiblemente orgánico) con dos onzas de jugo de limón (también orgánico dentro de lo posible). Esta combinación debe ser bebida sin descansar por mucho tiempo en la boca. Posteriormente la persona debe tomar un vaso con 12 onzas de agua completamente purificada.

  • Apio

Para complicaciones de digestión, el apio es ideal ya que limpia a su paso las zonas por las que transita. Además, posee propiedades que favorecen la diuresis. Su consumo debe hacerse mediante la semilla regular del apio o en té. Además de combatir, también previene la formación de nuevos cálculos renales.

  • Té de albahaca

El tracto urinario responde de manera positiva al té de albahaca, es ideal para la salud renal. Prepare un té de albahaca y ahora,  disponga una cucharada en un recipiente, ahora tome una cucharada de miel y una ambas sustancias. Tome esta combinación diariamente durante los próximos seis meses. Al este té se le atribuyen acciones que ayudan a expulsar las piedras existentes en la vía urinaria.

  • Papa

La cáscara de la papa contiene varias propiedades como el almidón, potasio, calcio y vitaminas B y C entre otros importantes componentes. Estos nutrientes contribuyen a la prevención y la disolución de las piedras en el riñón.

Para este remedio, podemos consumir la cáscara de la papa previamente lavada y eliminados los puntos negros. Puede ser ingerida cruda o hervida.

Descarta las papas que sean de color verde, ya que contienen toxinas irritantes para el sistema genito-urinario.

Los anteriores remedios también funcionan como mecanismos de prevención para los cálculos renales, debido a la limpieza que accionan en el organismo. Ponlos en práctica y adiciona el consumo de frutas, verduras y líquidos que hemos mencionado repetidamente para que los dolores sean aliviados y en esta medida, los cálculos.

Microlitiasis renal

¿Qué es?

La microlitiasis renal es el diagnóstico que se le da al padecimiento de cálculos renales. Dichos cálculos, no son superiores a los 3 mm.  

El término no es usado con frecuencia en la medicina, ya que se desconoce la procedencia y las causas de su origen concretas. Así como también, su definición con una exactitud, real y acertada.  Pese a esta ausencia de información, se le han atribuido algunas particularidades a esta patología que carece de historia hasta el momento para conducirnos hasta la definición completa.

Algunas características, son:

  • Como ya hemos mencionado, los cálculos son menores a los 3 milímetros
  • Los lugares en los que se sitúan, son: la cortical, medular o calicial
  • Sólo es posible la diagnosticación de este posible padecimiento mediante una ecografía
  • Una radiografía no permite la observación
  • Tampoco se hace visible mediante la urografía tomográfica ni la urografía excretora
  • No se conoce una correlación de tipo anatomopatológica
  • No tienen una gran relevancia por lo que no muestran un cuadro clínico
  • Es posible que la microlitiasis se trate de indicios de cálculos en el futuro

Se ha dicho que la microlitiasis renal es observada y advertida con el uso de una ecografía renal. A continuación, veremos algunas características de esta metodología.

  • Debe ajustarse el dispositivo con funciones eficientes, como el uso de las frecuencias más altas y la precisión, pues el tamaño del cálculo no permite ser observado a simple vista
  • Con el uso del ecógrafo sólo es posible determinar la localización del cálculo. No se puede saber su origen
  • Los cálculos que no permiten el traspaso por los rayos X, no son visibles ante el ultrasonido ya que tienen una alta densidad.

Enfermedades que desencadenan la microlitiasis renal

Por consiguiente, veremos una descripción de enfermedades como: la nefrocalcinosis y la litiasis renal. Se cree que estas dos afecciones son las causantes de indicios de la microlitiasis renal que sólo son vistas mediante una ecografía.

  1. La Nefrocalcinosis

En esta enfermedad, los cálculos son minúsculos y llenan el tejido renal del paciente. Se ubican en el área que es la encargada de hacer la producción de orina, en otras palabras se localiza en el parénquima renal. La nefrocalcinosis es el producto de diferentes tipos de lesión. Existen dos modalidades a saber, las distróficas y las metastásicas:

-Distróficas: Debido a la degradación celular, el núcleo es base de calcificación y deja el tejido dañado con cicatriz, tumor, absceso y hematomas.

-Metastásicas: Son los estados de hipercalcemia de los que procede esta modalidad. La acidosis renal o su insuficiencia, afecta al 95% de la médula renal y posteriormente a la demás cortical.

  1. La Litiasis renal

Es causada por los cálculos renales, cuyos tamaños no superan los 5 milímetros. Esta, provocará que la microlitiasis sea evidenciada mediante los cálices renales que es el lugar en el que la orina se acumula para pasar al siguiente filtro que es el uréter.

Ya que se carece de información complementaria que soporte el diagnóstico de la microlitiasis renal, se aconseja a las personas que presentan indicios y síntomas de cálculos renales, abstenerse de solicitar exámenes para la valoración, dirigidos a esta patología, ya que sólo es posible advertirlos cuando superan los 5 milímetros de tamaño. Esto, a causa de malas interpretaciones hacia una posible enfermedad que causa en la persona ideas erróneas de ser portador de una enfermedad, cuya información todavía es escasa.

¿Qué es la litiasis ureteral?

La litiasis ureteral es la presencia de litos, también conocidos como piedras o más específicamente cálculos renales, que pueden ser uno o varios y se ubican en el uréter, ya sea en el uréter proximal, medio o distal. El tamaño del lito es variable, pudiendo alcanzar desde milímetros hasta centímetros. Están compuestos por diferentes elementos químicos, de los cuales varían las formas y los tamaños que alcanzan en el conducto del uréter. Van desde la unión en el pielo-ureteral y llegan a la intersección ureterovesical.

Cuando permanecen en el riñón, recibe el nombre de litiasis renal, mientras que, cuando hay movimiento hacia el uréter, se llaman cálculos ureterales.

Síntomas

El cólico que anuncia la litiasis ureteral, aparece en períodos agudos mayormente durante la noche o en las horas de la mañana en condiciones abruptas.

-Afecta a la persona cuando descansa

-Tiene una magnitud de dolor y seria

-El paciente siente un movimiento entre la zona del flanco alrededor del abdomen y culmina en la zona inguinal, que puede ser en los testículos del hombre o en los labios mayores en caso de las mujeres.

-Cuando el cálculo se centra en el uréter distal, la persona puede sentir irritación al proceder en la micción

-Polaquiuria (se aumenta la cantidad de veces para miccionar)

-Puede ocasionar en el paciente la sensación de orinar con urgencia y tener que pujar

-Tenesmo (se trata de una contracción brusca del órgano que puede ser el recto o la vejiga urinaria en el proceso de evacuación).

-Existe la sensación de no haber terminado la micción completamente

¿Quiénes pueden padecer litiasis ureteral?

Se focaliza en personas que están en un rango de edad entre los 40 y los 50 años. Afecta principalmente a los hombres.

¿Cuáles son las causas?

Una gran parte de la población padece de esta afección, los mecanismos de acción y los tratamientos en la actualidad, son más efectivos ya que se ha avanzado tecnológicamente para la mejora de los tratamientos y se han podido investigar mejor las causas y orígenes de las enfermedades. A continuación veremos sus causas, que se clasifican en dos tipos de  factores:

-Intrínsecos

Esta causa, se origina por las características y particularidades anatómicas y bioquímicas que hereda y contiene cada individuo

-Extrínsecos

Se le atribuyen agentes causantes como el clima, componentes que pueden ser contaminantes en el agua que bebe, patrones dietéticos, sedentarismo, así como la excesiva ingesta de oligoelementos o una total ausencia de estos.

Clasificación

La litiasis ureteral se clasifica en 3 tipos, teniendo en cuenta su grado, componentes y movimientos.

  • Tipo 1

En el primer tipo, la litiasis es de consistencia blanda y se ubica en la vía excretora que está obstruida por al cálculo.

  • Tipo 2

Se presenta en la zona lumbar, donde todos los cálculos formados en el uréter son duros y resistentes que obstruyen completamente el uréter en un periodo de 4 a 6 semanas. Se afecta la función renal de forma importante.

  • Tipo 3

No superan los 2 centímetros de tamaño. Son de una consistencia dura y en ocasiones, producen una obstrucción en el uréter que puede llegar a ser crónica. Se alojan en las malformaciones congénitas aunque otras, se adquieren de la vía urinaria.

¿Cómo eliminar las piedras en el riñón?

Se cree que la mitad de la población que supera los 20 años de edad ha sufrido con la presencia de piedras en el riñón. Al ser un número tan elevado, se han incrementado varias alternativas para tratarlo. Se debe tener en cuenta que se requiere de paciencia ya que es un proceso lento y no tan sencillo de llevar.

Antes de proceder a eliminarlas, debemos saber que las piedras en el riñón pueden formarse por diferentes factores y alcanzan niveles de dolor tremendamente intensos e insoportables.

Algunas de las causas consisten en infecciones del tracto urinario, ya sea por herencia genética, medicamentos, entre otras variantes.

Los síntomas varían, pueden ser vómito, náuseas, dolor en la parte baja del abdomen y sangre presente en la orina. Los anteriores, son los indicios más frecuentes. La sangre liberada en el proceso de micción, lleva a la persona a presentar traumas, es por esto que, una vez detectados las señales, se debe acudir inmediatamente al médico.

A continuación, veremos una lista de opciones que puedes hacer fácilmente desde la comodidad de tu espacio, para iniciar un tratamiento que te lleve a la desaparición de esta dolorosa e incómoda molestia. No se trata de medicamentos y procedimientos químicos, sino de hábitos para detener la evolución de las piedras en el riñón, o bien, tratarlas naturalmente.

  • Consumo de líquidos

Como factor principal para la disminución y posterior eliminación de las piedras en el riñón, tenemos el consumo de líquidos. Estos pueden variar entre agua y líquidos claros. Es muy importante mantener el organismo hidratado cuando ya se adquieren los cálculos. Se deben beber cerca de dos litros de agua diariamente.

El agua evitará la producción y formación de más piedras y aumentará los niveles de orina, lo que nos llevará a que el organismo los expulse durante la micción. Además contribuirá a la composición blanda y procederá deshaciendo las concentraciones sólidas de las sustancias que podrían formar nuevos cálculos.

En las estancias de los riñones se apilan compuestos tales como el oxalato, ácido úrico y el calcio, que no contienen los líquidos suficientes, esto los lleva a un proceso de solidificación y posteriormente la retención en el tracto urinario. Cuando estas formaciones están en movimiento lastiman las paredes de lo que tocan y provocan el sangrado, haciéndolo sumamente doloroso a quien lo padece.

  • Incrementar la ingesta de frutas y verduras

El consumo de frutas y verduras fortalecerá las defensas de tu organismo además de fortificar tu sistema inmune. Los alimentos ricos en vitaminas, aportarán y contribuirán a la disminución de los síntomas, además de prevenir enfermedades desencadenantes y otros factores que podrían iniciar complicaciones mayores generando mucho más dolor.

Para el tratamiento, los especialistas recomiendan ingerir entre 5 y 7 verduras por día. Esto iniciará con un  proceso de desintegración de los cálculos, además de evitar posibles formaciones con retención de calcio en zonas como los riñones, la vejiga y el tracto urinario de manera general.

Los espárragos son los más eficientes a la hora de eliminar las piedras en el riñón, pues son alimentos frescos que podemos encontrar congelados o en latas. En su composición contienen una sustancia que disuelve los cálculos y los reduce considerablemente para su posterior eliminación. Además de esto, este alimento fomenta la actividad y funcionamiento de los riñones, incrementando el flujo de la orina. Es eficaz e ideal para personas que padecen de retención de líquidos.

  • Aumentar el consumo de vitamina C

Por último, pero no menos importante está la ingesta de vitamina C. Debe ser un fiel acompañante en las comidas diarias ya que combate fuertemente a las piedras en el riñón. Esta vitamina desintegra el calcio, lo que disolverá los cálculos formados por esta sustancia.

Podemos encontrar la vitamina C en alimentos como la naranja, que se aconseja comerla en ayunas. Otros estantes son las frutas cítricas en general como el limón, la piña, entre otros. Las formas de consumo también varían como tomar el zumo o hacer licuados ricos, refrescantes y sobretodo saludables. Esto también va a ampliar las defensas del organismo para batallar contra las piedras en el riñón.

Síntomas de cálculos renales

Los cálculos renales, se originan por piedras que se obstruyen o pasan por las vías urinarias en el riñón. Se trata de un trozo sólido que se forma allí, alcanzando grandes o diminutos tamaños. La formación se genera por sustancias que se encuentran en la orina y su desaparición puede darse por la expulsión de forma natural.

En algunos casos, los síntomas de cálculos renales son sumamente dolorosos, esto dependerá del tamaño de la piedra en el riñón. Por otro lado el cálculo puede carecer de síntomas, lo que hace difícil su examen y el posterior tratamiento. Generalmente cuando los cálculos renales son asintomáticos, son expulsados por el organismo fácilmente.

Las formas en las que pueden manifestarse los cálculos renales, son varios, a continuación, veremos los más frecuentes. Recuerda asistir al médico de forma inmediata si padeces algunos de ellos.

  • Dolor al orinar: La persona como primer indicio siente mucho dolor al expulsar la orina.
  • Sangre: El sangrado se hace presente en la eliminación de la orina, puede ser visible a simple vista o quizá, va a requerir el uso de aparatos microscópicos para ser apreciado. A esto, se le llama Hematuria. El sangrado se debe a que la piedra a su paso lastima las paredes de los órganos con las que choca, provocando heridas a su paso.
  • Dolor en la espalda: El paciente siente un dolor fijo y continuo, inicialmente agudo en la espalda, o en los costados, especialmente en la parte baja en la que se ubica el abdomen, es decir, en la zona que está entre el pecho y la cadera.
  • Dolor presente en la zona inguinal
  • Náuseas, escalofrío, fiebre y vómito
  • Colores anormales y extraños en la orina, o en la sangre
  • Dolores repentinos abdominales y fuertes cólicos
  • La persona siente de forma constante la necesidad de orinar
  • A el paciente le resulta dificultoso mantenerse de pie, acostarse o permanecer sentado
  • Durante el proceso de micción, se siente un fuerte ardor en las paredes

Otros síntomas de cálculos renales más específicos y en otros casos, son:

  • Litiasis que carecen de síntomas debido al tamaño, pues son muy reducidos y como ya se ha dicho, pueden ser expulsados en la evacuación de la orina.
  • El cólico nefrítico se produce cuando existe un estancamiento en la salida de la orina que procede desde el riñón. El dolor es fuerte y agudo y se presenta en la espalda baja, es decir en la zona renal hasta extenderse a los genitales. Este malestar puede ser intermitente y variar su localización, lo que provoca que el paciente no sienta alivio en ninguna postura.
  • Las infecciones de orina en ocasiones, resultan ser la manifestación de los cálculos renales. Se ubican en la vejiga o en el mismo riñón.

Como hemos dicho repetidamente, es sumamente importante consultar con un especialista, una vez se note la presencia de los síntomas mencionados anteriormente. Esto, evitará posibles enfermedades crónicas en el futuro, así como también el detener la evolución. De esta manera se podrá iniciar el tratamiento adecuado para la desaparición de los cálculos renales.