Tratamientos para cálculos renales

El tratamiento que debe ser guiado por el especialista al que se debe recurrir una vez inicien los síntomas de los cálculos renales.  

Gracias al avance de la tecnología se han podido implementar nuevas formas de tratamiento para este tipo de padecimientos, así como también se han visto mucho más eficientes, pues también han contribuido a la investigación de estas enfermedades.

Es importante saber que no todos los casos requieren un tratamiento estricto, pues cuando no alcanzan tamaños elevados, es posible que el mismo organismo sea quien lo expulse mediante la micción. Además no todos presentan síntomas, por lo que no son detectados fácilmente.

Algunos de los factores de los que depende el tratamiento que te puedan sugerir radican en:

-La localización específica del cálculo en el organismo

-El tamaño del lito (piedra, cristal o cálculo) y se revisa si requieren o no una cirugía

-La cantidad de obstrucción del flujo urinario

-La verificación de la existencia de una posible infección

-Síntomas detectados

-Intolerancia a medicamentos o alimentos

-Se presenta una anormalidad renal

-Estudios metabólicos

-Exceso de la ingesta de alimentos con altos contenidos de calcio, así como la cantidad de presencia de este elemento y ácido úrico en los cálculos.

Entre otros.

Independientemente del grado y las complicaciones que se presenten, es posible iniciar un tratamiento desde casa, en el que se adicione el consumo de líquidos claros y agua, así como también la ingesta de frutas y verduras. Los nutrientes de estos alimentos fortalecen el sistema inmune, ayuda al riñón en su funcionamiento, contribuyen a la desintegración de las sustancias componentes de los cálculos renales, ayuda al proceso de micción para la eliminación de las piedras, alivia el dolor y otros factores determinantes en la disolución completa de los cálculos renales.

Métodos de tratamiento

-Litotomía: Consiste en una apertura para extraer directamente el cálculo cuando ha descendido por el uréter o en un tiempo entre las 12 y 24 horas. Si no se extrae, la obstrucción perjudica seriamente al riñón.

-Cistoscopia: Es un método de exploración que se ejecuta cuando el cálculo está estancado cerca a la salida de la vejiga o en áreas como la uretra o en la vejiga directamente. Se introduce una pinza que extrae la piedra.

-Cirugía: Se usa el método de cirugía abdominal abierta para extraer los litos cuando toman grandes tamaños. El urólogo sugiere la práctica, cuando la litiasis se aloja en el riñón y provoca la obstrucción del mismo. Esto, con el fin de liberar al riñón de esta molestia y no dañar otros órganos.

Aunque, este procedimiento está siendo sustituido por la inserción de un ureteroscopio que entra a través de la vejiga y extrae el cristal.

-Litotricia: A través de ondas de choque, el cálculo se rompe en pequeñas partes que saldrán naturalmente. Para este método no es necesario una cirugía ni una incisión.

-Ureteroscopia: Con el uso de un dispositivo llamado endoscopio que será introducido en la uretra hasta llegar al uréter, se remueve el cálculo facilitando su eliminación por el tracto urinario.

-Nefrolitotomía percutánea: Utilizando el endoscopio en el riñón de forma directa por medio de la piel de la parte baja de la espalda, se removerá el cálculo. Este proceso se usa cuando los cálculos son de tamaños elevados.

-Tubos: En ocasiones cuando las piedras no alcanzan tamaños considerables, se colocan pequeños tubos en el uréter para facilitar el tránsito de la orina y así, el paso de los trozos del cálculo.

-Medicamentos: Los medicamentos que son suministrados, se diagnostican cuando las masas obstructivas no son muy fuertes, pues estas sustancias actúan disolviendo el cálculo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *