Síntomas de cálculos renales

Los cálculos renales, se originan por piedras que se obstruyen o pasan por las vías urinarias en el riñón. Se trata de un trozo sólido que se forma allí, alcanzando grandes o diminutos tamaños. La formación se genera por sustancias que se encuentran en la orina y su desaparición puede darse por la expulsión de forma natural.

En algunos casos, los síntomas de cálculos renales son sumamente dolorosos, esto dependerá del tamaño de la piedra en el riñón. Por otro lado el cálculo puede carecer de síntomas, lo que hace difícil su examen y el posterior tratamiento. Generalmente cuando los cálculos renales son asintomáticos, son expulsados por el organismo fácilmente.

Las formas en las que pueden manifestarse los cálculos renales, son varios, a continuación, veremos los más frecuentes. Recuerda asistir al médico de forma inmediata si padeces algunos de ellos.

  • Dolor al orinar: La persona como primer indicio siente mucho dolor al expulsar la orina.
  • Sangre: El sangrado se hace presente en la eliminación de la orina, puede ser visible a simple vista o quizá, va a requerir el uso de aparatos microscópicos para ser apreciado. A esto, se le llama Hematuria. El sangrado se debe a que la piedra a su paso lastima las paredes de los órganos con las que choca, provocando heridas a su paso.
  • Dolor en la espalda: El paciente siente un dolor fijo y continuo, inicialmente agudo en la espalda, o en los costados, especialmente en la parte baja en la que se ubica el abdomen, es decir, en la zona que está entre el pecho y la cadera.
  • Dolor presente en la zona inguinal
  • Náuseas, escalofrío, fiebre y vómito
  • Colores anormales y extraños en la orina, o en la sangre
  • Dolores repentinos abdominales y fuertes cólicos
  • La persona siente de forma constante la necesidad de orinar
  • A el paciente le resulta dificultoso mantenerse de pie, acostarse o permanecer sentado
  • Durante el proceso de micción, se siente un fuerte ardor en las paredes

Otros síntomas de cálculos renales más específicos y en otros casos, son:

  • Litiasis que carecen de síntomas debido al tamaño, pues son muy reducidos y como ya se ha dicho, pueden ser expulsados en la evacuación de la orina.
  • El cólico nefrítico se produce cuando existe un estancamiento en la salida de la orina que procede desde el riñón. El dolor es fuerte y agudo y se presenta en la espalda baja, es decir en la zona renal hasta extenderse a los genitales. Este malestar puede ser intermitente y variar su localización, lo que provoca que el paciente no sienta alivio en ninguna postura.
  • Las infecciones de orina en ocasiones, resultan ser la manifestación de los cálculos renales. Se ubican en la vejiga o en el mismo riñón.

Como hemos dicho repetidamente, es sumamente importante consultar con un especialista, una vez se note la presencia de los síntomas mencionados anteriormente. Esto, evitará posibles enfermedades crónicas en el futuro, así como también el detener la evolución. De esta manera se podrá iniciar el tratamiento adecuado para la desaparición de los cálculos renales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *